Iglesia Unida

Convención Jiump Argentina Iglesia Unida

Convención Jiump Argentina

Neuquén 2019

  • Convención Jiump Argentina

“EL MENSAJE DEL EVANGELIO”

Convención JIUMP Argentina 2019

Neuquén, 05 y 06 de Enero

 

Felipe, sin duda, sentía un llamado a compartir el evangelio. Aquel día que nos narra la escritura en Hechos capítulo 8, este joven se encontró en el centro del plan de Dios. Es la intervención de un ángel que le revela la voluntad divina. Un impulso, que se origina primero en el cielo, le lleva a descender por el camino de Jerusalén a Gaza. Nada era casualidad. Dios tenía en su plan una conversación con un etíope piadoso, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y que había venido a Jerusalén para adorar. Fue allí cuando el Espíritu de Dios obró en Felipe para que hiciera la mayor de las tareas concedidas al hombre: ser portavoz del evangelio de Jesús. Un mensaje diferente; buenas nuevas. Un mensaje que cambia vidas.

 La misma misión, desafiante, urgente, prioritaria, es la que estamos convencidos debe asumir cada joven que se ha encontrado con Jesús. Y esa convicción es la que nos ha llevado a estudiar en profundidad este pasaje bíblico, que nos revela grandes verdades en torno a la labor evangelista de la iglesia, la obra del Espíritu Santo en dicha misión, el poder del evangelio, el contenido de las gratas nuevas. Dicho estudio temático se inició en nuestro Encuentro de Señoritas, llevado a cabo en noviembre del año recién pasado. En esa instancia nuestra atención estuvo centrada en “El llamado”, buscando que nuestra juventud comprenda cuál es el propósito de Dios en torno a la labor evangelista de la iglesia. Ahora, en nuestra Convención Juvenil Anual de Argentina, celebrada los días sábado 05 y domingo 06 de enero del 2019, en la ciudad de Neuquén, nuestra atención se centró en el contenido de estas buenas nuevas.

 Conocer el mensaje del evangelio y su poder transformador, sin duda revitaliza nuestra vida espiritual y nos confronta con el llamado de ser portavoces de la mejor noticia jamás contada.

 Desde esta verdad escritural, el Señor bendijo los corazones de toda la juventud allí reunida. Representantes juveniles de la amplia mayoría de las iglesias de Argentina se dieron cita en el recinto “Templo Buen Samaritano” para ser parte de un encuentro muy bendecido.

Una asistencia de 280 hermanos acreditados en las plenarias diurnas y un culto de clausura que reunió a mas de 500 hermanos, fue el marco para que compartiéramos la comunión, la fraternidad, el compañerismo, la adoración y la enseñanza de la palabra de Dios.

 Desde Chile, una delegación de 112 hermanos, provenientes de mas de 40 iglesias y encabezadas por la gran mayoría de los integrantes del Directorio de la juventud, se hicieron presentes. Cada vez, los rostros son mas conocidos, y se establecen fuertes lazos de comunión, en una iglesia, que tal como su nombre lo señala, camina unida.

Junto con estos propósitos espirituales, pudimos analizar y proyectar el trabajo de las 4 zonas que concentran a la gran mayoría de nuestras iglesias en el país transandino. Se entregaron responsabilidades para el siguiente período y se asumieron nuevos desafíos para el trabajo con jóvenes, señoritas y adolescentes. Grato también fue ser parte de la entrega de la Beca “S.E.R.” (Servicio, Entrega, Responsabilidad) consistente en 10 mochilas con todos los útiles necesarios, para apoyar a aquellos jóvenes fieles al Señor y su obra, que se dedican a la tarea de prepararse académicamente.

Resultó de gran bendición disfrutar del trabajo del coro unido de la zona valle, frente al cual estuvo trabajando el Coro Nacional de nuestra iglesia y el apoyo constante del cuerpo de ciclistas, sobre todo en un magno desfile en donde pudimos proclamar juntos el evangelio de salvación.

 En síntesis, un gran encuentro, en donde Dios fue protagonista y que dejó profundas huellas en la juventud que pudo asistir y compartir estos dos días de convención.

 Sólo nos resta agradecer a Dios por oportunidades únicas como esta, y junto con ello, agradecer al pastorado y a las iglesias de la zona valle, zona anfitriona, que ofrendó al Señor lo mejor de sí para el logro de estos altos objetivos.

 Nuestro anhelo ahora es compartirles un llamado a mantenernos en constante oración por los jóvenes y las iglesias de Argentina, en donde gracias sean dadas al Señor, estamos viendo a un pueblo en victoria.

 Previous All worksNext