Iglesia Unida

Visita de nuestro Obispo a Iglesias en Norte América Iglesia Unida

Visita de nuestro Obispo a Iglesias en Norte América

Iglesias Unidas en el Exterior

  • Visita de nuestro Obispo a Iglesias en Norte América

Estación I - Salt Lake City, Utah

El día miércoles 24 de julio, una delegación de once pastores y pastoras encabezado por nuestro amado Obispo Juan Ormeño Lagos, y su distinguida esposa nuestra Pastora Diaconisa Alicia Parada, iniciaron una gira por Norteamérica. Ésta es lo que cada año se realiza como supervisión en Estados Unidos y Canadá.      

La primera estación es la ciudad de Salt Lake, estado de Utah, en cuyo aeropuerto, quienes viajaban desde Chile, fueron recibidos por los pastores anfitriones Jaime Vial y Jeannette Almonacid junto a un grupo de cálidos hermanos quienes les esperaban para atenderles en los distintos hogares dispuestos para esta confraternidad.

Además para mayor gozo, se  sumaron en esta visita los pastores Rubén y María Bravo de Australia Liverpool.

Ese mismo día, por la tarde, se realizó un cálido servicio donde se da la bienvenida a la comitiva chilena, al seno de la iglesia local. Nuestro obispo oficio dicha ceremonia teniendo profunda cabida en los corazones de la congregación, que es mayormente latina.

En esta oportunidad la honra de la palabra recayó en el siervo del señor el pastor director Hermógenes Augusto, cuya inspiración en esencia nos declaró que “toda palabra” de las Sagradas Escrituras es palabra de Dios, y de Él provienen.

El sábado 27 de julio, las hermanas de Salt Lake disfrutaron del privilegio de contar con un tema entregado por nuestra pastora diaconisa, las doncellas del reino se gozaron en la presencia del todopoderoso y una vez más Dios confirmó todo. 

Ese mismo día, caída la tarde, la iglesia había preparado la celebración de su décimo aniversario, para la ocasión dispusieron mantel largo y se compartió una cena que notoriamente tenia impregnada toda la dedicación y el amor de los hermanos por la obra y la emoción por una década de victoria.

Entre lágrimas de los festejados, el siervo de Dios profetizó que esta obra se extendería aún más allá de este estado y nación, y que este ministerio sería punta de lanza para aquello.

El domingo 28 de julio, quedaban algunas horas para iniciar la segunda parte de este periplo, aun así, el tiempo nos permitía una última reunión como sello y corona de esta visita. Lógicamente lo que todos esperaban llego a su concreción, nuestro obispo entrego el mensaje final. Frente a una congregación de unos 30 hermanos, más la delegación chilena la gloria del eterno se hizo manifiesta por medio de la inspirada palabra de Jueces capítulo 6 desde el verso 1 al 16 que nos decía: “Se valiente, porque a los hombres comunes y silvestres Dios los engrandece”

Luego del servicio, la comitiva va al aeropuerto para iniciar la segunda visita de esta gira. El lugar donde había sido el recibimiento cariñoso, ahora era el lugar de una nostálgica despedida. Pero sin duda quienes se iban y quienes se quedaban, tenían  un pensamiento en común; se había iniciado una etapa de amor fraternal, de profundos lazos en Dios, que ni la distancia ni las fronteras podrán diluir. La Iglesia Unida en Utah sigue firme y adelante. 

Estación II - Ontario, Toronto

El lunes 29 de julio, la comitiva llega a la ciudad de Toronto, Canadá con nuevos aires de servicio a la obra del Señor, y como siempre el recibimiento de la iglesia y pastores dueños de casa Marcos Bazaes y Valeska Juárez fue sobrecogedor.

 Al día siguiente comenzaron los trabajos espirituales, para este fin, nuestro obispo dispuso realizar servicios de Voluntarios y Dorcas para así atender de manera plena las distintas necesidades de la iglesia.

 El Pastor y director Juan Mesías fue quien impartió el mensaje a los 25 varones asistentes. Utilizando las palabras del aposto Pablo a un joven pastor, (2da Timoteo 2:15) fuimos conducidos a ser diligentes, esforzados, aprobados, y por sobre todo prestos con la palabra.

 De la misma manera en otra sala, nuestra pastora Alicia era usada para bendecir y animar a las mujeres fuertes y comprometidas no solo con la obra, sino con sus hijos, esposos y familia;  en defender este modelo de Dios de las influencias diabólicas en un mundo cada vez más corrompido.

 El jueves 1 de agosto, Dios entrega un mensaje a través de su siervo Rubén Bravo. La lectura es en Malaquías capítulo 2 los versos 1 y 2;   recordó que no es fácil servir a Dios, mantener la paz y la estabilidad, ya que hay corrientes que buscan obstruir el camino, y solo con Dios se puede salir adelante. Para concluir con una frase decidora: “El hombre no es nada sin Dios”.

 El viernes 2 de julio, se realiza una reunión masiva, y por tratarse de un día especial la concurrencia fue mayoritaria por lo que fue el profeta mayor a quien Dios utilizo para hablarnos “a un pueblo carente de oportunidades, en un mundo donde se está apagando la esperanza, el poder de Dios sigue disponible para aquellos que quieran marcar la diferencia y vivir en gloria”. (Hechos 1:1-11).

 El domingo 4 de agosto, se lleva a cabo el último servicio. Eran las últimas horas de comunión entre los hermanos de casa y la delegación de visita,  se apreciaba un ambiente de cariño y nostalgia pues  la tan esperada visita estaba llegando a su fin,  pero también de mucho gozo porque Dios había sido fiel y había bendecido esta gira.

Dios hablo a su iglesia, una vez más, nuestro pastor Juan Mesías fue el conducto utilizado por Dios para decir que “en la obra del Señor, el obrero, no sólo es digno de su salario, sino de las riquezas del cielo, por esto, el hombre que confía en quien lo contrató, los tesoros estarán a su disposición, pues el contrato dice que las puertas de los cielos serán abiertas para quien su Dios es su patrón”

 Al concluir este día se compartió una cena junto al pueblo de Canadá. Entre fotografías, abrazos, risas y cantos se plasmó una postal que solo el cielo puede entregar, ver la comunión de dos pueblos, que son uno, pero que la geografía a veces parece apartar, esta postal sin duda alguna llevaría un slogan en su pie de página: “La iglesia Unida en Toronto esta más unida que nunca”.


 Esta hermosa comisión fue encabezada por Nuestro Amado Obispo Juan Ormeño Lagos y Pastora Diaconisa Alicia Parada, Pastores:

 Juan Mesías y Mely Cortes                  Iglesia 1ra Antofagasta

 Hermogenes Augusto y Lidia Pérez    Iglesia 2da Calama

 Nolberto Díaz y Patricia Díaz               Iglesia Pablo de Rokha

 Juan Manquian y Clara Bazaes            Iglesia Costa Rica La Florida

 Rubén Brazo y Maria Bravo                 Iglesia Liverpool Australia

 Raúl Alvarado Granja                           Iglesia Glorias Navales Viña del Mar

Al Dios trino honor y gloria por siempre.


Ver Galería de Fotos
 Previous All worksNext