2.- Iglesia Unida

EL ESPIRITU VUELVE A DIOS QUE LO DIO 2.- Iglesia Unida

EL ESPIRITU VUELVE A DIOS QUE LO DIO

Por la partida de nuestro pastor presbítero Luis Urzúa Pavéz (1943-2021) de la iglesia de San Joaquín.

  • EL ESPIRITU VUELVE A DIOS QUE LO DIO

“y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.”       Ecleciastes 12:7

 

          Cuando el hombre es jóven es intrépido y osado, no guarda las proporciones de su ímpetu. Hoy en día, la filosofía pluralista intenta llevar a todo ser humano a una máxima irreal, para ser cada vez mejor, enfocándose en el yo interior. Es allí donde encontramos la base de la idolatría que nos aleja del Creador y de nuestra verdadera realidad ¿Cuál realidad?  Que somos polvo nada más y que cuando la cadena de plata, el cuenco de oro, el cántaro y la rueda, que simbolizan la fragilidad de la vida, se rompan, repentinamente la muerte nos llega. Con cuánta rapidez y sin esperarlo podemos regresar al polvo del que salimos. Por lo tanto, deberíamos tener la vida como un recurso que hay que usar sabiamente y no desaprovecharla en vanidades. Gracias a Dios, un día Él salió a nuestro encuentro y nos mostró su perfecta Ley, nos salvó y nos hizo hombres sencillos, esforzados y de noble corazón, dando Él mismo testimonio de esto, como lo dice en el Salmo 19:7 “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Johová es fiel, que hace sabio al sencillo”. Que más simple y sencillo considerarse polvo, pero tan sabio a la vez, que su espíritu regresa a su Hacedor. Gloria a Dios por estos hombres que parten a la presencia del Señor.

***

       Con la seguridad de la Palabra de Dios, la Iglesia Unida viene a dar las más sinceras condolencias a nuestra pastora Elena Vilchez Morales y familia, por la partida de nuestro pastor presbítero Luis Urzúa Pavez (1943-2021), de la amada Iump de San Joaquín, quien en este día es llamado a volver a la presencia de su Hacedor. De igual modo deseamos que Dios consuele a la congregación de aquella iglesia, que seguro no olvidará la sencillez, esfuerzo, valor y entrega dadivosa de este gran varón de Dios, quien con la palabra de Dios les instruyó, formó y enseñó para tener la esperanza en Jesús, quien les ayudará para llegar a la meta.        

        Representando al cuerpo de pastores y pastoras de nuestra misión deseamos que Dios consuele los corazones de cada uno de sus familiares, les fortalezca y les siga guiando por su Espíritu en los días que vienen. Estamos unidos en el dolor por esta partida, pero glorificamos a Dios por contar con tal hombre de Dios en estos tiempos. Una palabra de aliento, a nuestro hermano José Luis Urzúa y familia, presidente nacional del Cuerpo de Ciclistas de nuestra iglesia, para que fortalecidos en Dios sigamos en esta hermosa carrera del evangelio.

       Dios será con cada uno de vosotros, en su amor perfecto y sincero, junto a todos los que componemos su iglesia. Amén.

 

OBISPO JUAN ORMEÑO LAGOS Y SU DIRECTORIO




 Previous All worksNext