Escuela Dominical

domingo 28 de agosto del 2022 Hebreos 1:1-3Colosenses 1:15-17

DIOS HA HABLADO POR SU HIJO

Lección: Hebreos 1:1-3
Texto: Colosenses 1:15-17

  • DIOS HA HABLADO POR SU HIJO

INTRODUCCION A HEBREOS

Tema del libro:  La superioridad de Cristo.

Subtemas del libro:    1. Llegando a la madurez.      2. El cristianismo es superior al judaísmo.      3. La fe.         

Frases y Palabras Claves del Libro: Más excelente – Superior – Mejor - Perfecto, Perfección.

Versículo Clave de Libro:  Hebreos 6:1

Los Propósitos del Libro (Para que se escribió este libro):

1.Para que reconozcamos que Cristo es superior.

2.Para que el creyente crezca y que llegue a la madurez.

3.Para convencer a los judíos creyentes de que el cristianismo es superior al judaísmo.

Bosquejo del Libro:

I. La Persona Superior – Cristo.                                                                 Capítulos 1-6

A. Cristo es superior a los profetas.                                        1:1-3

B. Cristo es superior a los ángeles.                                          1:4 -2:18

C. Cristo es superior a Moisés.                                                  3:1 –4:13

D. Cristo es superior a Aaron.                                                   4:14 -6:20

II. El Sacerdocio Superior – El Orden de Melquisedec.    Capítulos 7-10

A. Un mejor orden.                         Capítulo 7

B. Un mejor pacto.                          Capítulo 8

C. Un mejor santuario.                  Capítulo 9

D. Un mejor sacrificio.                   Capítulo 10

III. El Principio Superior – Fe.                                                                     Capítulos 11-13

A. Ejemplos de la fe.                      Capítulo 11

B. La paciencia de la fe.                 Capítulo 12

C. La evidencia de la fe.                Capítulo 13

Autor del Libro:

El escritor del libro de Hebreos es anónimo. 

Fecha del Libro:  64 DC aproximadamente. En todo caso, se presume que es antes del año 70 DC, cuando Jerusalén fue destruida por los romanos, ya que nada de esto se menciona en el libro.

Propósito del Libro:

1. Para que reconozcamos que Cristo es superior.

2. Para que el creyente crezca y llegue a la madurez.

3. Para convencer a los judíos creyentes que el cristianismo es superior al judaísmo.

 

Es un libro de evaluación: Las palabras “mejor” y “superior” aparecen 13 veces en el libro de Hebreos. 

El escritor insiste en mostrar la superioridad de Cristo y Su salvación sobre el sistema religioso hebreo. 

Cristo es superior a los ángeles (1-4), trajo una mejor esperanza (7:19), tiene un mejor ministerio, es Mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas (8:6).

Otra palabra que se repite mucho es “perfecta”, en el griego original aparece 14 veces.  Significa “una posición perfecta delante de Dios”.  Esta posición no se podía obtener por medio del sacerdocio levítico (7:11), o por la ley (7:19), ni por los sacrificios de animales (10:1).  Cristo se entregó una vez por los pecados haciendo perfectos para siempre a los santificados en él (10:14). 

El escritor compara el sistema de la ley del Antiguo Testamento con el ministerio de gracia del Nuevo Testamento.  Declara que el sistema religioso judío era temporal y no podía traer las cosas eternas que se encuentran en Cristo.

Otra palabra clave es “eterna”.  Cristo es el Autor de eterna salvación (5:9).  Por medio de su muerte, obtuvo eterna redención (9:12), y comparte con los creyentes la promesa de una herencia eterna (9:15).  Su trono es eterno (1:8); es un Sacerdote para siempre (5:6; 6:20; 7:17,21).  Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos (13:8). Cuando combinamos estas palabras importantes descubrimos que Cristo y la vida cristiana nos dan cosas mejores porque las bendiciones son eternas y nos obtienen una posición perfecta delante de Dios. 

El escritor pidió a los hebreos creyentes que examinaran su fe en Cristo.  Ellos estaban pasando por mucha persecución por ser creyentes (10:32-34; 12:4; 13:13-14).  Hubiera sido fácil volver al judaísmo y escapar de la persecución (el templo existía y el sistema judío funcionaba).  Estos creyentes eran de segunda generación (2:3).  Eran verdaderos creyentes (3:1).  Fueron enseñados por falsos maestros (13:9).  Muchos de ellos estaban parados espiritualmente (5:12-14), y otros habían dejado la iglesia y sus cultos (10:25). Es Un libro de exhortación: El escritor llama al libro “la palabra de exhortación” (13:22).  La palabra griega “exhortación” quiere decir “animar” o “confortar”.  El Libro de Hebreos fue escrito para animar a los hermanos, no para asustarlos (3:13).  

La epístola a los hebreos empieza con una declaración importante.  “Dios, habiendo hablado” (1:1a).  Luego en el libro dice, “Mirad que no desechéis al que habla.” (12:25).  En otras palabras, el libro de Hebreos nos dice, “Dios habló, tenemos Su palabra, ahora ¿Cómo vamos a responder?  Mucho del libro tiene que ver con como uno responde a la Palabra de Dios.

1. Descuidar la Palabra de Dios.                                                                               2:1-4

2. Dudar de la Palabra de Dios.                                                                                 3:7 –4:13

3. Endurecerse ante la Palabra de Dios.                                                                5:11 –6:20

4. Despreciar y desobedecer la Palabra de Dios.                                               10:26-39

5. Ser disciplinado por no haber obedecido a la Palabra de Dios.               12:5-11

El libro de Hebreos es un libro de exhortación, animando a los creyentes a oír y hacer caso a la Palabra de Dios, para que no regresen espiritualmente y experimenten la disciplina de Dios. Es un libro de examinar (reexaminación): Mientras uno estudia el libro, se pregunta, ¿En qué confío?  ¿Confío en la Palabra de Dios o en otras cosas temporales?  Este libro fue escrito en un tiempo clave.  El templo todavía existía y se practicaba sacrificios.  En pocos años, el templo sería destruido y los sacrificios cesarían.  La nación de Israel estaría dispersa por todo el mundo, incluyendo a los judíos creyentes.  Dios quería que ellos tuvieran un buen fundamento (12:26-28).  Dios quiere que nuestro corazón sea afirmado con la gracia (13:9).  Nuestro reino no puede ser removido (12:28).  La Palabra de Dios es firme (2:2), y nuestra esperanza es segura y firme ancla del alma (6:18-19). El libro de Hebreos nos ayuda a examinar nuestra fe.

Es Un libro de expectativa: El enfoque del libro de Hebreos está en el futuro.  El escritor nos informa que habla del “mundo venidero” (2:5).  Será un tiempo cuando los creyentes reinarán con Cristo y serán herederos de todo (1:2).  Como los héroes de capítulo 11, esperamos la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios (11:10).  Moisés dejó el mundo “porque tenía puesta la mirada en el galardón (11:26).  Estos héroes de la fe tenían una esperanza futura (11:35).  Nuestro Señor Jesús tenía la misma esperanza, “el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz”.  El libro de Hebreos nos ayuda a poner nuestra esperanza en Cristo para tener un futuro brillante.

Es un libro de exaltación: El libro de Hebreos exalta la persona y la obra del Señor Jesucristo.  Los primeros tres versículos comienzan este gran tema y se mantiene en todo el libro.  El propósito es convencer a los judíos que Cristo es superior a los profetas, hombres que eran muy estimados por el pueblo.  Cristo es superior en Su persona.  Cristo es Dios (1:3).  Cristo es superior en Su obra.  Para empezar, Cristo creó el universo (1:2).  También, Cristo sostiene todas las cosas con la Palabra de Su poder (1:3).  Cristo es el Profeta superior.  Él tiene la primera y la última palabra (él es El Alfa y la Omega).  Él es el sacerdote superior.  Él efectuó la purificación de nuestros pecados (1:3).  Cristo es el Rey superior.  Él se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas y reinará como Rey de reyes (1:3).

LECCION INICIAL : Dios ha hablado por su Hijo

Introducción: La intención del autor de esta carta es, hacer recapacitar a un grupo de creyentes de origen judío, que, por causa de la persecución y el desaliento, estaban a punto de abandonar su fe en Jesucristo y volverse a su anterior fe judía. Procura fortalecer su fe en Cristo, al explicar con cuidado la superioridad y finalidad de la revelación y la redención de Dios en Jesucristo. Veamos el inicio de esta carta que tenemos como lección para hoy.

Desarrollo: El escritor de esta epístola entra rápidamente en el tema que desea abordar, sin preámbulos, ni salutaciones ni tampoco introducción, veamos el contenido entonces: “Dios,” (v.1a). Dios no necesita presentación, pues a quienes va dirigida esta carta saben de su existencia. “Habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras” (v.1b), ¿a quienes?, a sus padres, es decir, a sus antepasados. ¿Por medio de quien hablaba Dios?, por medio de los profetas del Antiguo Testamento, quienes eran portavoces inspirados del Dios creador. Cada uno de ellos, aportó lo que Dios quería comunicar, pero convengamos, que ninguno de ellos proveyó la revelación completa (así lo dispuso Dios). El término “de muchas maneras”, indica que Dios se revelo así mismo de varias formas para comunicarse; habló en forma audible, por medio de sueños y visiones, por el ritualismo del Tabernáculo, por la ley, además por parábolas, que se escribieron tanto en poesía, en prosa u otro estilo literario. Así habló a los padres por los profetas. Se requirió la participación de todos ellos para escribir el Antiguo Testamento, agregando que todos ellos entregaron simplemente una revelación parcial.

Pero vemos que Dios ha hablado finalmente por medio de Su Hijo, así lo dice el versículo 2; “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo” (v.2a). En los “postreros días”, como comienza este versículo no es sinónimo de “el último tiempo” (1 Juan 2:18), sino, que quiere decir, que Dios se reveló en su Hijo al final de los profetas. Usando las propiedades de luz como ilustración, alguien dijo: “Podemos decir que Dios hablo en un espectro en el Antiguo Testamento. Jesús es un prisma que junto todas esas bandas de luz y las enfoco en un solo haz puro”.  “Nos ha hablado por el Hijo”. No es tanto que nos haya traído un mensaje del Padre, él es un mensaje del Padre. La idea es que Jesús es mucho más que el mejor profeta. Él ha revelado algo que ningún otro profeta podría revelar. (Juan 1:14 y 18).                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              En los versículos 2b y 3 se nos habla de una descripción séptuple del Hijo glorioso, veamos en que consiste:

“A quien constituyo heredero de todo” (v.2b). Aquí empieza una sección gloriosa que describe a Jesús, primero, como heredero de todo. La idea es que Jesús es preeminente en todo, lo cual va de acuerdo con su posición como primogénito de toda creación (Colosenses 1:15-16), y todo queda bajo su control. (Salmo 2:7-8; Daniel 7: 13-14). “Y por quien asimismo hizo el universo” (V.2c), como está escrito, “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan1:3, ver también Colosenses 1:16).

“El cual, siendo el resplandor de su gloria” (v.3a). Aquí el autor sagrado, nos da a entender que la suprema belleza de la Deidad se hace visible únicamente en Cristo (comparar con Juan 1:18; 6.46; 14:9; 1 Timoteo 6:15-16). “Y la imagen misma de su sustancia” (v.3b). La idea es de una semejanza tan exacta, como si hubiera sido hecha por un sello. Jesús representa a Dios en forma exacta, es consustancial con el Padre (Juan 1:1).

“Y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder” (v.3c). Al principio hablo para dar ser al Universo (Hebreos 11:3). Ahora, sigue hablando, y su poderosa palabra sustenta la vida, mantiene la materia agregada y mantiene el universo en un orden apropiado (Colosenses 1:17). “Habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo” (v.3d). El Creador y Sustentador vino a ser quien llevo el pecado. Para crear el universo solo tuvo que hablar, para mantener y conducir el universo solo tiene que hablar, porque no está involucrado ningún problema moral. Para poder quitar nuestro pecado de una vez por todas, tuvo que morir en la cruz del Calvario (ver Filipenses 2:5-7). El hijo, después de efectuar el sacrificio, volvió a ocupar el sitio que le corresponde, “se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (v.3e). La mano derecha, representa el lugar de mayor dignidad, honor y poder (Hechos 2:34-35; Efesios 1:20). La Majestad (Literalmente, grandeza) en las alturas (o en los cielos), es una expresión que pone de manifiesto la gloria de Dios, a la par, que se evita pronunciar el nombre sagrado de Jehová (comparar Con Salmo 145:3, 6; 2 Pedro 1:17).

Conclusión: Jesucristo, el Hijo de Dios, fue el agente creador, cuya palabra tiene vida y poder, como está escrito: “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra , visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y  para él” (Colosenses 1:16) Cristo,  en un acto de profundo amor, vino a este mundo despojándose de su grandeza, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres,  muriendo en nuestro lugar, pero, la tumba no lo pudo retener, y se levantó triunfante, ascendiendo a los  cielos, sentándose a la diestra del Padre,  otorgándonos eterna redención. De él, dio testimonio el Dios creador, cuando dijo: “Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mt 3:17b). A él debemos escuchar, pues su palabra es viva y eficaz.  

 Previous All worksNext