Escuela Dominical

domingo 07 de agosto del 2022 Filemón 1:1-7Santiago 2:17

CARTA A FILEMON - LECCION : EL AMOR Y LA FE DE FILEMON

Lección: Filemón 1:1-7
Texto: Santiago 2:17

  • CARTA A FILEMON - LECCION : EL AMOR Y LA FE DE FILEMON

INTRODUCCIÓN A FILEMÓN                                       

Trasfondo: Esta carta de Pablo, es una verdadera apelación e intercesión personal al hermano Filemón, quien era un cristiano adinerado de la ciudad de Colosas, y quien poseía seguramente muchos esclavos en su casa. Según da a conocer el versículo 19 de esta carta, Filemón se convirtió por la predicación de Pablo.

Entre los muchos esclavos que poseía Filemón, había un esclavo llamado Onésimo, que se había escapado de la casa de su amo hacia Roma, provocándole en su huida daño, probablemente había robado en la casa de su amo.

Roma, era la capital imperial, y un lugar perfecto para que un prófugo se pudiera esconder entre la multitud de gente que había en esa gran ciudad. No se sabe con exactitud como este esclavo nativo de Frigia, conoció a Pablo, recibiendo palabra de Dios a través de él, y aceptando a Jesucristo como su Señor, abandonando su vida pasada, y transformándose en un ayudante valioso para Pablo.

Después de un tiempo, concordaron con Pablo de que era el momento de que Onésimo volviera a la casa de su amo, y producto de esto, se genera esta hermosa carta de Pablo a Filemón, en la que el apóstol intercede por Onésimo, para que ahora lo reciba como un hermano en Cristo.

Roma, que era el imperio que dominaba el mundo del primer siglo, aceptaba la esclavitud, llegando según algunos historiadores a ser esclavos, un tercio de los habitantes del imperio. Los esclavos, eran propiedad de sus amos, y cuando uno de ellos huía, era castigado con rigor y aún se exponía a la muerte.

Fecha: Pablo, escribió esta carta a Filemón en su primer encarcelamiento en Roma, alrededor del año 61 D.C. en donde disfrutaba del beneficio de recibir visitas y residir en un lugar aparte con un soldado que lo custodiase, donde seguramente tenía la oportunidad de predicar.

Propósito: El principal motivo de esta carta era, el de interceder, para que el hermano Filemón, recibiese al esclavo prófugo, ya no en esa condición, sino como, un hermano en Cristo, haciendo un juego de palabras con su nombre que significa: Útil, servicial, diciendo a Filemón “El cual en otro tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mi nos es útil”.

Versículo Clave: “Porque quizás para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieseis para siempre; no ya como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado, mayormente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor” (1:15-16)

Bosquejo

I. Saludo (vv. 1–3)

II. El aprecio de Pablo a Filemón (vv. 4–7)

III. Pablo apela a favor de Onésimo (vv. 8–17)

IV. Pablo asegura el pago (vv. 18–25)

EL AMOR Y LA FE DE FILEMON

LECCION DE HOY : Filemón 1:1-7   TEXTO : Santiago 2:17

Introducción: Pablo, le escribe a Filemón esta carta personal, con el objetivo de que pueda recibir a Onésimo, un esclavo de su propiedad, que huyó de su lado, y que ahora ha conocido a Cristo por medio del apóstol en las prisiones en Roma, y está totalmente cambiado por la obra realizada en él. Pablo, intercede en esta carta para que lo reciba como un hermano en la común fe. Como toda carta escrita por el apóstol, encontramos el remitente (doble), cuyos destinatarios son Filemón, dos personas más y la iglesia que está en su casa, además incluye la bendición y saludo inicial. Veamos en esta lección como se inicia la carta.

Desarrollo: “Pablo, prisionero de Jesucristo” (v.1a). Pablo, se presenta como prisionero, no como una autoridad apostólica. Él está preso en Roma, por causa del Evangelio, sin embargo, no se considera prisionero por gobierno o persona alguna, sino, que él esta consiente que está bajo el control de Jesucristo (Efesios 3:1; 4:1, 6:19-20; Filemón 1:13). “Y el hermano Timoteo” (v.1b), que aparece en otras cartas junto al apóstol, un hombre muy colaborador, y que ahora le hace compañía en su detención. “Al amado Filemón, colaborador nuestro” (v.1c). Un cristiano de buen pasar, miembro de la iglesia de Colosas, a quién Pablo lo considera un colaborador nuestro (su nombre significa afectuoso).

“Y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa” (v.2). Apia (En griego significa, fecunda), por la estrecha conexión entre Apia y Arquipo (que en griego significa, Señor de los caballo o caballerizo principal), es posible que ella fuera la esposa de Filemón y este último, hijo de ambos. Pablo dice de él, nuestro compañero de milicia, lo que significa que ambos eran lideres de la iglesia, el primero en Colosas y el segundo en Laodicea (Colosenses 4:17). Por lo que vemos, la familia se había convertido hasta poner su casa como centro de reuniones, al que acudían los vecinos y creyentes cercanos a su domicilio. Recordemos que la iglesia en los hogares era común en la época del Nuevo Testamento, como el caso de Priscila y Aquila (Romanos 16:5), Ninfa en Laodicea (Colosenses 4:15), Gayo (Romanos 16:23). Durante los tres primeros siglos de nuestra era, no hubo edificios destinados exclusivamente a la adoración a Dios. Los hogares de muchos creyentes sirvieron de albergue, a los cristianos que circundaban la casa del alguno, que tuviera a bien ofrecerla para tal fin.

Continua Pablo con la bendición en forma de saludo, o saludos, en forma de bendición: “Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” (v.3). Pablo acostumbra este saludo en la mayoría de sus epístolas. Gracia (griego, kharis), el saludo hebreo es “shalom” paz. Pero estos dos vocablos generalmente en el Nuevo Testamento suponen algo más específico. Gracia, es el favor inmerecido que Dios tiene en concedernos mediante la fe, sobre la base de la obra redentora de Cristo; paz es el estado de reconciliación con Dios (Romanos 5:1). La fuente de estas dos bendiciones es: “Dios el Padre y el Señor Jesucristo”.

“Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones” (v.4). Pablo, oraba por Filemón (como por todas Las iglesias), y daba gracias a Dios por este noble hermano, “porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos” (v.5). La vida de Filemón era un vivo testimonio de su fe. Pablo la describe de una manera hermosa. Este creyente, mostró amor hacia el Señor Jesús, y hacia los otros creyentes. Su fe estaba dirigida hacia Jesús, y era fiel con los otros cristianos. Hasta la cárcel de Roma viajo el testimonio de este creyente de Colosas.

“Para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús (v.6). Los dos versículos anteriores expresaban la acción de gracias a Filemón, en este versículo 6, se exhibe la naturaleza de la oración del apóstol por él. “La participación de tu fe”, significa la bondad practica que Filemón mostraba a otros. Podemos compartir nuestra fe no solo predicando a Cristo, sino también, alimentando al que tiene hambre, tendiendo la mano a los pobres, consolando a los enlutados como a los tristes. Pablo, oraba entonces, que la vida benevolente de Filemón llevase a muchos a reconocer que, todas sus buenas acciones procedían de Cristo Jesús.

“Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor, porque por ti, oh, hermano, han sido confortados los corazones de los santos” (v.7). Las noticias del amor y generosidad de Filemón trajeron un “gran gozo y consolación” a Pablo, prisionero de Cristo. Cuanto contentamiento sentiría el apóstol, de haber llevado a Filemón al Señor, pero que gran recompensa fue oír que su hijo en la fe estaba creciendo bien para el Señor, pues los corazones de los santos estaban siendo confortados, por este amado hermano, y especialmente, por su amor. Nuestras acciones afectan a otros, en el fondo, no podemos dimensionar el alcance de nuestra influencia, como cristianos, para bien.

Conclusión: El amor y generosidad destacaron a Filemón, quien no solamente acepto a Jesús, sino que se entregó del todo a la causa del Evangelio, abriendo las puertas de su hogar, convirtiéndolo en centro de reuniones, además, la comunión que mantenía con los creyentes era demostrativa, ya que Dios, le había añadido cierta posición económica, que le permitía compartir ante las necesidades de sus hermanos, de esta manera practicaba la fe con obras (Santiago 2:17). Hermoso ejemplo que seguir para nuestra edificación y crecimiento.

Nota : Cualquier consulta puede realizarla a la comisión 2022.
Pr. Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) * Pr. Manuel Diaz B. (Santiago Centro)  Pr. Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) * Pr. Alvaro Vega (2°Quilpué)

 

 

 Previous All worksNext