Escuela Dominical

domingo 23 de enero del 2022 1° Timoteo 4:1-82° Pedro 2:1-2

PREDICCION DE LA APOSTASIA

Lección: 1° Timoteo 4:1-8
Texto: 2° Pedro 2:1-2

  • PREDICCION DE LA APOSTASIA

Introducción: Es difícil pensar que personas que una vez abrazaron la fe de Jesucristo, posteriormente, abandonen la fe. Eso se llama apostasía. La apostasía en el cristianismo hace referencia al rechazo del cristianismo por parte de una persona anteriormente cristiana. También se aplica a cristianos que han sido engañados y que encuentran herejías y falsas enseñanzas difundidas por falsos maestros y profetas que son seducidos fuera de su devoción pura a Cristo. Es tan preocupante este tema, que el apóstol se encarga de advertir a Timoteo a cerca de aquellos que apostatarán de la fe, contrastándolo con un buen ministro de Cristo. Observaremos este contraste a continuación.

 

Desarrollo: En primer lugar, los que apostatarán de la fe (v.1-5). Pablo clarifica que lo que le está aconsejando a Timoteo proviene de una inspiración del Espíritu. “Es el Espíritu el que dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios”. Debemos recordar que, en las diferentes cartas apostólicas, hay advertencias en contra de los falsos maestros y profetas, que quieren perturbar la sana doctrina, y peor aún, engañar a muchos creyentes inmaduros o sin solidez cristiana. O sea, que no conocen bien su fe. Pablo indica que una señal de la apostasía es que enseñaran doctrinas de demonios. ¿En qué consisten estas doctrinas? El mismo da la respuesta: prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó. Estas personas son hipócritas, mentirosos y tienen su conciencia cauterizada. Pablo le recuerda, que cuando aparezcan estas prohibiciones con respecto a los alimentos, debemos tener en cuenta que “todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias” (v.4) y termina diciendo “porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado” (v.5) Hagamos caso a estas advertencias, y no nos dejemos engañar.

En segundo lugar, un buen ministro de Jesucristo (v.6-8). Pablo remarca cuán importante es la enseñanza que se comparte con los creyentes. Le dice a Timoteo: “Si esto enseñas a los hermanos, serás un buen ministro de Jesucristo”. Un buen ministro, no solo debe saber enseñar, sino que debe enseñar lo correcto. Por eso el apóstol continúa dándole dos características más: Debe ser “Nutrido de las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido”. Nutrido quiere decir, alguien que se alimenta con la Palabra de Dios cada día, y la buena doctrina, es conocer, entender y practicar las verdades principales de las Escrituras. También, le aconseja que deseche las fábulas profanas y de viejas y que se ejercite para la piedad. Algo por dejar, las discusiones de fábulas (cosas irreales) que para nada ayudan a la fe de una persona, y algo por hacer, ejercitarse para la piedad. Esto quiere decir, que un buen ministro de Jesucristo se ejercita en una vida de piedad. Sus ejercicios diarios, son los que de la piedad bíblica se enseñan: Oración, lectura de la Palabra de Dios, Santidad, Temor a Dios, etc.

 

Conclusión: Pablo finaliza esta lección con otro contraste: Habla del ejercicio corporal versus el ejercicio de la piedad. El ejercicio corporal para poco es provechoso. Sirve, claro que sí, para la salud física del cuerpo, pero el ejercicio de la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente y de la venidera. Busquemos agradar a Dios con una vida pía, o santa. Recordemos lo que nos dice el libro de Hebreos “Seguid… la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14).

Nota : Cualquier consulta puede realizarla a la comisión 2021.

Pr. Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) * Pr. Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr. Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) * Pr. Alvaro Vega (2°Quilpué)

 

 

 

 Previous All worksNext