Escuela Dominical

domingo 16 de enero del 2022 1° Timoteo 3:8-16Hechos 6:3

REQUISITOS DE LOS DIACONOS

Lección: 1° Timoteo 3:8-16
Texto: Hechos 6:3

  • REQUISITOS DE LOS DIACONOS

Introducción: En la Iglesia de Cristo, casi desde sus comienzos se establecieron ciertos roles en liderazgo. Estaban los apóstoles que, como buenos pastores, debían dedicarse al ministerio de la predicación y la oración. Cuando la iglesia comenzó a crecer, tuvieron que designar diáconos para que sirvieran a las mesas (Hechos capítulo 6). Estos hermanos, tenían que preocuparse del trabajo material y del sostenimiento de las viudas. El oficio del diácono se estableció para manejar los asuntos prácticos en la iglesia. La palabra que se traduce para "servir" es la palabra griega diakonein, que se deriva de una palabra que significa "asistente, mesero, o uno que ministra a otro". Ser "diácono" por lo tanto, es servir. Un diácono es alguien que sirve a otros en un cargo oficial en la iglesia. ¿Qué requisitos debían tener estos servidores? En la presente lección, el apóstol Pablo da los requisitos que ellos debían cumplir. Veámoslos a continuación.

Desarrollo: Al igual que los requisitos de los obispos, la lista de requisitos de los diáconos también es bastante amplia. Veremos cada uno de los requisitos por separado:

Honestos: Honesto es la traducción del adjetivo griego “semnós” que tiene un significado bastante amplio, pero siempre relacionado con el carácter íntegro de una persona. Lo que se ha traducido como honesto encierra ideas como decente, decoroso, recatado, justo, probo, recto y honrado. La tarea que deben realizar los diáconos en una iglesia local es tan importante que demanda que sean honestos.

Sin doblez: Esta expresión literalmente significa uno que no tiene una lengua doble, y de ahí denota alguien que, como se suele decir, no es un chismoso o un hablador. Es alguien que no tiene un doble discurso, por el cual afirma algo sobre determinado asunto en algún momento, y algo muy diferente sobre el mismo asunto en otro momento. Un buen diácono jamás dirá un día una cosa y otro día otra cosa diferente. No andará cambiando la versión de un asunto dependiendo de la persona quien le oye. Esto es alguien sin doblez.

No dados a mucho vino: Este requisito es muy parecido al requisito para los obispos, con la única diferencia que, para aquellos, el requisito es no dado al vino, mientras que para los diáconos el requisito es no dado a mucho vino. En el fondo es lo mismo y denota que los diáconos no deben tener debilidad por las bebidas alcohólicas en general.

No codiciosos de ganancias deshonestas: Esta frase proviene de dos palabras griegas, me, que se usa para negar y aisjrokerdéis que significa ganancia mal habida. Al igual que los obispos o líderes de la iglesia, los diáconos deben guardarse de no utilizar su oficio como diáconos para enriquecerse materialmente a expensas de la congregación.

Que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia: Cuando en este texto se habla de guardar el misterio de la fe, se está refiriendo a todo lo que Dios ha revelado en su palabra, la Biblia. Los diáconos deben conocer y obedecer todo lo que Dios ha revelado en su palabra. Esto es lo que significa guardar el misterio de la fe con limpia conciencia. No es suficiente que los diáconos conozcan la Biblia, sino además que apliquen la Biblia a su diario vivir.

Irreprensibles: Este requisito va de la mano con el anterior. Si durante el tiempo de prueba del potencial diácono, este ha demostrado ser irreprensible, debería ser reconocido como diácono. Ser irreprensible significa no tener nada por lo cual ser acusado.

Marido de una sola mujer: La pureza moral de los diáconos es requisito de carácter indispensable para el ejercicio de este oficio. Un diácono no debe tener fracasos morales en su vida, tales como adulterio, o cualquier otro desliz en el área sexual. Al igual que los obispos, debe ser marido de una sola mujer, o sea, tener una sola esposa.

Que gobiernen bien sus hijos y sus casas: El diácono debe tener a sus hijos en sujeción y debe tener su casa en orden. La conducta de los hijos que viven bajo el mismo techo de su padre es un gran indicador de la capacidad del padre para ser un buen diácono.

1° Timoteo 3:11 dice: “Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo”. Algunos intérpretes bíblicos entienden que este versículo estaría hablando de los requisitos para las mujeres creyentes que ejercen el oficio de diácono, lo cual podría ser, pero por el hecho de aparecer en medio de los requisitos de carácter que deben cumplir los diáconos, es mejor asumir que se está refiriendo a las esposas de los diáconos, quienes deberían ser honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. Honestas, habla de una vida íntegra. No calumniadoras, habla de no acusar falsamente. Sobrias habla de equilibrio o auto control. Fieles en todo no habla solamente de fidelidad a Dios, sino también de fidelidad en el cumplimiento de sus responsabilidades.

Conclusión: La lección termina indicándonos que el ejercicio adecuado del diaconado tiene su recompensa. Los diáconos que trabajan bien ganan un grado honroso (v.13). Esto, por un lado, puede referirse a la posibilidad de ser promovidos al oficio de pastor o líder, pero, por otro lado, puede referirse al respeto y admiración que pueden lograr ante sus superiores y la congregación en general. Pero, lo más importante es que el buen diacono resulta en mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús. Esto significa que los diáconos fieles tienen mucha libertad para testificar de Cristo a través de su testimonio.

Al finalizar el capítulo, el apóstol le expresa a Timoteo la esperanza de ir pronto a verlo (v.14), indicándole que los consejos que le ha dado le puedan servir, ya que si por alguna razón, se tarda, sepa como conducirse en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad (v.15). Cierra el capítulo citando, según dicen los comentaristas bíblicos, la letra de un himno de la época apostólica; E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado de los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

Nota : Cualquier consulta puede realizarla a la comisión 2021.

Pr. Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) * Pr. Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr. Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) * Pr. Alvaro Vega (2°Quilpué)

 

 Previous All worksNext