Escuela Dominical

domingo 09 de enero del 2022 1° Timoteo 3:1-72° Timoteo 2:24

REQUISITOS DE LOS OBISPOS

Lección: 1° Timoteo 3:1-7
Texto: 2° Timoteo 2:24

  • REQUISITOS DE LOS OBISPOS

Introducción: Cuando uno postula a algún trabajo en el mundo de hoy, generalmente piden ciertos requisitos, de acuerdo con el perfil del cargo que se quiere llenar. Los requisitos son cualidades, circunstancias o cosas que se requieren para algo. En la presente lección, el apóstol Pablo, menciona los requisitos para los obispos, y que también, son aplicables, al liderazgo pastoral de las iglesias. Debemos recordar que la palabra Obispo, significa, sobreveedor, o supervisor. Por lo tanto, estos requisitos son para todos aquellos que desempeñan un puesto de supervisión en las iglesias. También, desde antiguo, se le aplica a los “ancianos o líderes” de una iglesia.

Desarrollo: Debido a que la lista es bastante amplia, consideraremos cada uno de los requisitos por separado:

Irreprensible: El ser irreprensible indica que no existe base para hacer alguna acusación contra tal persona: es alguien intachable integro. Esta característica inicia la lista de cualidades y posiblemente es el título que resume las otras características e indica que es un requisito primordial para alguien que quiera ser un líder evangélico.

Marido de una sola mujer:  El apóstol Pablo hace énfasis en este requisito, ya que esto se refiere al estado civil y a la conducta conyugal que debe tener. Esto es algo muy importante a la hora de desarrollar un ministerio efectivo en la iglesia. Una persona que tenga varias mujeres no es apto para ejercer el ministerio pastoral.

Sobrio: Esta palabra significa "que es controlado, de buen juicio y templado”. Hace alusión a alguien que no está dominado por los deseos de la carne y está libre de toda forma de exceso". Es una persona moderada.

Prudente: Ser prudente (sophoron, gr) es ser discreto, cabal y razonable, capaz de mantener una perspectiva objetiva frente a los problemas y desacuerdos.

Decoroso: Esta palabra "literalmente significa "ordenado", "atractivo", "esmerado", arreglado". Se aplica al arreglo personal, el orden de la casa, la oficina y la iglesia, la puntualidad, el cumplimiento de responsabilidades y la organización". Se refiere a una persona que lleva una vida ordenada.

Hospedador: "La "hospitalidad" de que se habla aquí, es para con los extraños, y esto era muy común entre los antiguos; porque hubiera sido considerado vergonzoso para las personas respetables, y especialmente para aquellos que eran bien conocidos, hospedarse en mesones". Esto se refiere a la persona que está dispuesta a compartir sus bendiciones, las comodidades de su casa y su mesa con los demás, aun cuando no sean su amigo íntimo.

Apto para enseñar: Aquí se hace alusión al que es el encargado de enseñar las verdades de Dios. Ser apto para enseñar describe a la persona que tiene habilidades para enseñar y tiene conocimiento de las Escrituras y la doctrina. Es la persona que está dispuesto a comunicar y enseñar la verdad de Dios a otras personas.

No dado al vino: Notemos que Pablo está diciendo no dado al vino, lo cual indica que no es una prohibición absoluta de tomar vino. La prohibición tiene que ver con el abuso del vino, o cualquier otra sustancia que pudiera dañar el testimonio y la vida de la iglesia.

No pendenciero: Un hombre pendenciero es un individuo, peleador, malhumorado, irritable y descontrolado. La palabra griega se deriva del verbo "golpear" y sugiere una persona violenta propensa a atacar físicamente a otros.

No codicioso de ganancias deshonestas: Este requisito indica que el liderazgo cristiano no debe tener amor al dinero. Si el líder no sabe manejar dinero o es codicioso, esto le puede causar innumerables problemas. Esto indica que el Obispo que ama a Dios, no ama el dinero, no vive motivado por la ganancia o el materialismo ni por las cosas que el dinero puede traer, como buena posición, poder o influencia. Al contrario, confía en la provisión de Dios.

Amable: La amabilidad es el término aplicado a aquel que sabe cómo soportar las injurias con disposición apacible y moderada, que perdona mucho, que pasa por alto los insultos, que ni se hace ser temido por su rígida severidad, ni se impone con pleno rigor. Más bien apunta a una persona agradable, servicial, gentil, clemente y afable.

Apacible: Es necesario que el líder sea apacible o pacifico. Dios odia las divisiones y la peleas entre su pueblo, tal como lo dijo el apóstol Pablo, que el siervo de Dios no debe ser contencioso, sino amable para con todos, mostrando mansedumbre.

No avaro: Esto conlleva a la idea de que la persona que es llamada a este ministerio debe tener claro que su propósito es estar enfocado en las cosas de Dios, y no en la avaricia. O sea, en el afán de poseer muchas riquezas por el solo placer de atesorarlas sin compartirlas con nadie.

Que gobierne bien su casa: Este hombre debe gobernar, presidir, tener autoridad sobre su propia casa. Esto tiene que ver con todo lo que se conecta con su hogar y no solo con su esposa e hijos. Aquel que no sabe cómo gobernar su familia, no será idóneo para gobernar la Iglesia de Dios.

Que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad: La persona que anhela el obispado, debe ser un buen padre y marido, y sobre todo muy responsable. El anciano debe ser conocido como un hombre que provee económicamente y les brinda una buena instrucción espiritual a los suyos. También es fundamental entender que una familia bien gobernada implica que sus hijos obedecen y se someten al liderazgo del padre.

No un neófito: La inquietud de Pablo, tenía que ver con el hecho de que en la iglesia no se escogieran para el ministerio de ancianos a creyentes que fueran recién convertidos. A esto apunta la palabra neófito. Esto quiere decir que el cristiano que desee gobernar la iglesia debe ser maduro espiritualmente antes de empezar a servir como anciano.

Que tenga buen testimonio de los de afuera: Finalmente, y de trascendental importancia, un líder debe tener buen testimonio con los de afuera de la iglesia. Todo cristiano que no se encuentra a la altura de este criterio no debería ser designado para desempeñar funciones de líder espiritual en la iglesia. La opinión de los de afuera de la iglesia sobre el carácter de un líder no se puede dejar a un lado, porque afecta el testimonio evangelístico de la iglesia.

Conclusión: Como hemos visto, la cantidad de requisitos de un Obispo y de los líderes de una iglesia, son bastantes extensos. Lo que implica que la responsabilidad de dirigir la Iglesia de Dios es una tarea bastante seria. También, se ha llegado a la conclusión de que no es un asunto de poca importancia en la vida de la iglesia. Por la salud espiritual del pueblo de Dios, es necesario tomar en cuenta cada uno de los requisitos antes mencionados y llevarlos a la práctica al momento de buscar personas para que lleven las riendas de una iglesia. Si el cuerpo de Cristo es gobernado como Dios demanda en su Palabra, entonces será capaz de crecer tanto en número como espiritualmente.

Nota : Cualquier consulta puede realizarla a la comisión 2021.

Pr. Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) * Pr. Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr. Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) * Pr. Alvaro Vega (2°Quilpué)


 


 Previous All worksNext