Escuela Dominical

domingo 05 de diciembre del 2021 2° Tesalonicenses 3:6-181° Tesalonicenses 4:11-12

EL DEBER DE TRABAJAR

Lección: 2° Tesalonicenses 3:6-18
Texto: 1° Tesalonicenses 4:11-12

  • EL DEBER DE TRABAJAR

Introducción: El trabajo siempre ha sido un tema importante para cada sociedad. Ya sea, porque hay trabajo en abundancia y bien pagado, como ocurre con los países del primer mundo, que lamentablemente, son muy pocos a nivel mundial, y, por otra parte, están los países del tercer mundo, entre los cuales está Chile, dónde el trabajo es precario, mal pagado, y muchas veces abusado del punto de vista de los empleadores. El trabajo, en las escrituras, es una bendición de Dios. En el Nuevo Testamento dice: “Digno es el obrero de su salario” (1 Timoteo 5:18). La Iglesia de Tesalónica estaba sufriendo una dualidad, estaban los que andaban desordenadamente, no queriendo trabajar, y también estaban los moldeables, que estaban dispuestos a escuchar los consejos de su pastor, el apóstol Pablo. Veamos esto a continuación.

 

Desarrollo: En primer lugar, los que andan desordenadamente (v.6-11). Siempre es importante tener en cuenta la enseñanza de todas las escrituras, y no sacar textos de contextos, ya que, de esta forma, las sectas proliferan en todo el mundo. Una enseñanza para que sea doctrina debe estar enseñada claramente en las escrituras. La iglesia de Tesalónica había recibido la enseñanza del regreso glorioso de Cristo. La inminencia de su regreso había sido tomada muy en serio por un grupo de hermanos de esta iglesia, y ya no querían trabajar más. Solo esperar el regreso de Cristo. A estas personas, Pablo les llama que andan desordenadamente: Menciona algunas características de ellos y que las mencionaremos a continuación; No querían trabajar (v.10), querían que los mantuvieran (v.11) y se entrometían en lo ajeno (v.11). La persona que no trabaja se transforma en un ocioso. El dicho dice “Que la madre de todos los vicios es la ociosidad”. No demos lugar al diablo, siendo flojos. Por el contrario, debemos dar buen testimonio de Cristo, siendo buenos trabajadores y honrando a Dios a través de nuestro trabajo.

En segundo lugar, los moldeables (V.12-15) Un creyente debe saber equilibrar su vida cristiana. La Biblia dice “No sois del mundo” (Juan 15:19), pero estamos en el mundo. Esto quiere decir, que debemos cumplir en los dos roles de la vida. En lo social y en lo espiritual. En lo espiritual, buscamos adorar a Dios y servirle a él cada día. En lo social, debemos tener nuestra familia, y proveer para los nuestros. La enseñanza bíblica es que un creyente debe ser trabajador (v.6) Debemos imitar al apóstol Pablo, quién siempre trabajo, aún con afán y fatiga para no ser gravoso a la iglesia (v.8) El consejo que comparte Pablo es que el que no quiere trabajar que tampoco coma (v.10) Por el contrario, que cada creyente debe trabajar sosegadamente, comiendo su propio pan (v.12) De esta manera, no cansarnos de hacer el bien (v.13)

 

Conclusión: Cristo regresa. Su segunda venida puede ser en cualquier momento, pero esto no nos da pie, para transformarnos en holgazanes. Debemos trabajar como si el Señor regresará en 100 años más, pero debemos vivir ordenadamente, en santidad, como si el Señor fuera a regresar hoy mismo. A los que no quieren trabajar y andan desordenadamente, Pablo dice que hay que señalarlos, y no juntarse con ellos para avergonzarlos (v.15). Luego, ya para finalizar la carta, procede a dar su bendición final (v.16-18) Ruega que el Señor les de paz en toda manera y que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos nosotros. Qué manera más digna de recibir la paz y la gracia de nuestro buen Dios, cuando podemos en la vida diaria valorar el trabajo que Dios nos permite desarrollar.


Nota : Cualquier consulta puede realizarla a la comisión 2021.

Pr. Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) * Pr. Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr. Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) * Pr. Alvaro Vega (2°Quilpué)


 



 Previous All worksNext