Escuela Dominical

domingo 08 de agosto del 2021 1° Tesalonicenses 2:1-42° Corintios 4:2

MANIFESTANDO LA VERDAD

Lección: 1° Tesalonicenses 2:1-4
Texto: 2° Corintios 4:2

  • MANIFESTANDO LA VERDAD

Introducción: Vimos en el capítulo anterior que, el Evangelio entregado por Pablo había sido recibido por los tesalonicenses en medio de una gran aflicción, pero también, fue notorio el resultado de esa predicación, pues los que creyeron se apartaron de la vida de idolatría que llevaban, para seguir al Dios verdadero.  Y de aquella comunión que encontraron en Jesucristo, se convirtieron en un ejemplo para los creyentes de esa época y no solo en Macedonia y Acaya, sino también se extendió a otros lugares del Imperio Romano.

Desarrollo: En los versículos siguientes de este capítulo 2 Pablo da detalles de sus padecimientos y la sinceridad y esfuerzos que pusieron en el Señor para exhortarles la verdad.

“Porque vosotros mismos sabéis hermanos, que nuestra visita a vosotros no resultó vana” (v.1). La visita de Pablo, Silvano y Timoteo dejo huellas profundas en los creyentes, pues su conducta y la palabra traída resultaron en bendición; pues no solo hubo convertimientos y crecimiento en número, sino, se echaron las bases en el corto tiempo que fueron la plataforma para seguir la obra de evangelización, respaldada por la presencia de Dios en los recién convertidos. El Espíritu Santo siguió trabajando en ellos, pues imitando su conducta y trabajo trajo frutos de crecimiento en medio de gran tribulación (1:5-8).

“Pues habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos, como sabéis” (v.2a), antes de llegar a Tesalónica por primera vez, venían de una situación difícil desde Filipos, donde estuvieron detenidos; la razón, haber expulsado un espíritu de adivinación de una joven, quien siguió por días a Pablo y Silas, perturbando la labor de evangelización dejando sin ganancias a sus amos quienes se aprovechaban de la situación de la joven. Ambos fueron apresados y llevados al foro ante las autoridades Acusados injustamente (Hechos 16:14-21), siendo azotados con varas, encarcelándolos, asegurándolos en el cepo (Hechos 16:22-24). Sin embargo, ocurrió un milagro en esa cárcel, Dios tomando el control de esa situación, mientras ambos alababan al Señor, un terremoto sacudió los cimientos del recinto, soltando los cerrojos, las cadenas y el cepo. El carcelero que les custodiaba recibió a Cristo como Salvador personal, bautizándose con todos los suyos (Hechos 16:25-34). Ellos apelaron a su ciudadanía romana, tratándole los magistrados con más delicadeza, así fueron librados y consolados por los hermanos, siguiendo viaje hasta llegar a Tesalónica.

Los golpes de varas, el ultraje y los padecimientos no mermaron el ánimo para predicarles en esta ciudad, de lo cual los tesalonicenses son testigos, todo lo contrario, como escribe Pablo “tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios” (v.2b). “Denuedo” significa intrepidez, valor, esfuerzo para hacer algo. Esta valentía del apóstol pese a las circunstancias fue respaldada por Dios. La oposición de judíos que no creían y que se levantaron alborotando la ciudad no impidió la formación de la iglesia y el entusiasmo del convertimiento de ellos (Hechos 17: 1-9).

“Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño” (v.3). Pablo se hizo de enemigos en Tesalónica en la primera visita (Hechos 17:5-6, 13), que le desacreditaron en su ausencia, especialmente debido a su apresurada salida cuando estuvo en la ciudad, por ello pareciera aclarar en este versículo tres cosas importantes: a).- “no procedió de error”, su mensaje  era sincero, verdadero, como siempre presento el evangelio, sin ideas falsas, b).-“ni de impureza”, en él, ni en sus compañeros había inmoralidad sexual, como era frecuente en las religiones idolátricas c).- “ni fue por engaño”, en su esfuerzo  y plan de predicación de la verdad de Jesucristo no habla nada engañoso. Aparentemente sus celosos enemigos le acusaban de herejía, de deseos impuros y de astucia.

Pablo pasa ahora al lado positivo, pues dice: “Sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio” (v.4a). Recordemos las palabras del Señor a Ananías: “El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre” (Hechos 9:15-16). Y como Dios le envió a Macedonia (cuya capital es Tesalónica). “Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos… dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio” (Hechos 16:9-19). “Así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones” (v.4b). La responsabilidad era agradar a Dios mediante la proclamación del evangelio, no acomodándolo para agradar a los hombres, como era el descredito de sus enemigos.

Conclusión: La vida de Pablo en el pasado era la de un religioso, legalista y lleno de odiosidad hacia los cristianos (los “del Camino”, en ese tiempo la mayoría judíos igual que él), sin embargo, su encuentro personal con Jesús cambio su vida por completo, de perseguidor a perseguido. Su sinceridad, honradez, compromiso con la verdad y lealtad a quien le llamó y le encomendó la predicación del evangelio, causó mucha molestia, entre los judíos, por lo que la difamación, embustes y toda clase de mentiras, no le impidieron actuar siempre con la verdad. Todo creyente no debe ser ambiguo, ni tener doble estándar. Nuestra vida debe ser trasparente ante la sociedad y la hermandad que nos rodea. “Antes bien renunciando a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios” (2 Corintios 4:2).

 

NOTA : Cualquier consulta con la COMISION ENCARGADA 2021

Pr. Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) * Pr. Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr. Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) * Pr. Alvaro Vega (2°Quilpué)

 

 Previous All worksNext