Escuela Dominical

domingo 01 de agosto del 2021 1° Tesalonicenses 1:6-10Filipenses 3:17

EJEMPLO DE LOS TESALONICENSES

Lección: 1° Tesalonicenses 1:6-10
Texto: Filipenses 3:17

  • EJEMPLO DE LOS TESALONICENSES

Introducción: Hay gente que se destaca en diferentes aéreas del diario vivir, hombres y mujeres que alcanzaron cierta figuración y llenan los noticieros, primeras planas, están saliendo constantemente en las conversaciones y matinales televisivos. Son deportistas de moda, cantantes de música popular, en las artes, en la ciencia, en los negocios, personajes que muchos quisieran imitar. Hay niños que se miran en estas figuras sobre todo deportistas y cantantes, iconos atractivos, pero, con el tiempo van desapareciendo y aparecen otros. Pero esas figuras desaparecen porque al fin y al cabo son ídolos con pies de barro. Pero hay un modelo a seguir que trasciende más allá de esta vida, traspasa generaciones, nunca pasa de moda y está siempre vigente. Esa persona es la que Pablo el gran apóstol dijo de él: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo” (1 Corintios 11:1)   

Desarrollo: La predicación de Pablo había dado frutos entre los tesalonicenses; “Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor” (v.6a), los hermanos de Tesalónica habían llegado a ser imitadores de Pablo, Silvano y Timoteo, como también del Señor (1 Corintios 11:1), recibiendo la palabra, es decir, se convirtieron “en medio de gran tribulación” (v.6b), que es cuando se pone a prueba la sinceridad de la conversión (Mateo 13:21). “Con gozo del Espíritu Santo” (v.6c). Para el hombre sin el conocimiento de Dios, es imposible experimentar gozo y aflicción a la vez; para él, la tristeza es lo opuesto al gozo. El cristiano tiene gozo del Espíritu Santo, independiente de las circunstancias. Para el creyente lo opuesto al gozo, es el pecado.

“De tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído” (v.7). Pablo elogia a los hermanos de esta iglesia, pues han sido modelo para los demás creyentes de estas dos provincias, o sea de toda Grecia.

“Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor” (v.8a). Esto es parte del buen ejemplo de estos creyentes, pues la palabra del Señor “ha sido divulgada”, esta palabra “divulgada”, significa “un sonido fuerte, como estallido de una trompeta”, que va resonando y extendiéndose como el repetido de un eco por todo lugar. La buena obra que el Señor hizo en estos hermanos de Tesalónica fue conocida en toda la región y todos hablaban de los cambios notorios que Dios hizo en ellos “sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido” (v.8c). Grecia entera no necesitaba ninguna predicación verbal del Evangelio, pues la conducta de los cristianos tesalonicenses era muy notoria en esta región.  En Macedonia (al Norte), y en Acaya (al Sur) había cuatro ciudades importantes como son: Filipos y Tesalónica (capital de Macedonia), y Atenas y Corinto (en Acaya). Recordemos que Tesalónica tenía un puerto marítimo muy estratégico y su centro comercial en la Vía Egnacia, carretera internacional muy transitada, esto permitió en parte que los comerciantes, marineros y gente de paso fuera influenciada por los creyentes a quien va dirigida esta epístola. 

“Porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis” (v.9a). Era tema de conversación generalizada que cuando Pablo y sus compañeros estuvieron en Tesalónica, fueron recibidos con mucha alegría y disposición a la nueva fe. También, llego a ser de dominio público, la manera como fueron transformadas las vidas de muchas personas, “y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero” (v.9b). Para aquellos que nunca creyeron en ídolos, no es fácil apreciar el cambio del cual nos habla Pablo. Los tesalonicenses habían creído desde la niñez que el ídolo es algo, que tiene poder, y el culto a ellos afectaba toda su vida. Les llamaba poderosamente la atención a los nuevos creyentes de diferentes lugares, el cambio radical efectuado, dejando atrás sus deidades, y conocer y poder servir al Dios vivo y verdadero.

“Y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos” (v.10a) El regreso inminente del Señor Jesucristo, es un tema que el apóstol toca en varios de sus escritos, pues sin dudas, el también esperaba a su Señor en su tiempo (4:15-17), nosotros también le esperamos en este tiempo. El mensaje predicado por Pablo y sus compañeros había calado hondo, tanto en su fe como imitando sus conductas, habían creído y esperaban el retorno de aquel que había resucitado de entre los muertos, “a Jesús, quien nos libra de la ira venidera” (v.10b).

Conclusión: El ejemplo de los tesalonicenses en su fe, constancia, esfuerzo y abandono de una vida llena de idolatría, y que se constituyen a la vez en modelos a seguir, nace de la buena base al imitar la conducta, fe, y respaldo que había en Pablo, Silas y Timoteo, a quienes Dios uso como modelos de una vida consagrada al servicio del Evangelio. “Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros” (Filipenses 3:17).

 

NOTA : Cualquier consulta con la COMISION ENCARGADA 2021

Pr. Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) * Pr. Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr. Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) * Pr. Alvaro Vega (2°Quilpué)

 Previous All worksNext