Escuela Dominical

domingo 25 de abril del 2021 Colosenses 1:9-142° Pedro 3:18

Oración por el crecimiento cristiano

Lección: Colosenses 1:9-14
Texto: 2° Pedro 3:18

  • Oración por el crecimiento cristiano

Introducción: Pablo consideraba muy importante en su oración a Dios por los colosenses, el pedir por la madurez espiritual de ellos, y que también crecieran en conocimiento y sabiduría de Dios, para así poder hacer frente a los falsos maestros que se habían introducido dentro de esta iglesia, y no caer en sus engaños y mentiras, sino descubrirlas a tiempo.

 

Desarrollo : (v.9) “Por lo cual”, “por esta razón”, es decir, por causa de lo que el apóstol ha sabido acerca de los colosenses. “Desde el día que lo oímos”, se refiere al día cuando Pablo escuchó el informe de los labios de Epafras. “No cesamos de orar por vosotros, y de pedir”. Pablo, consciente de la situación por la que atravesaban los colosenses, apela al poder de la oración. La oración de Pablo y de Timoteo por los colosenses tiene un propósito específico: “que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual”. Dicha frase, es una petición para que los colosenses tengan el discernimiento espiritual que resulta de la iluminación del Espíritu Santo en sus vidas. El vocablo “conocimiento”, es epígnosis, que significa “conocimiento pleno”. “Sabiduría” es Sofía, es decir, excelencia mental en su sentido más elevado. “Inteligencia” es synésis que significa discernimiento. De modo que la oración de Pablo tiene triple propósito, es decir, que los colosenses sean llenos de: 1) el completo conocimiento de la voluntad de Dios, 2) toda sabiduría y 3) discernimiento espiritual.

(v.10-11) Pero el propósito de Pablo va aún más allá. El apóstol ora por los resultados específicos: “para que andéis como es digno del Señor”. Pablo ora para que el comportamiento y estilo de vida de los colosenses esté a la altura de la confesión cristiana de ellos. El comportamiento del creyente debe motivar la alabanza al Señor. Este estilo de vida tiene las siguientes manifestaciones: 1) agradándole en todo. 2) llevando fruto en toda buena obra. 3) creciendo en el conocimiento de Dios. 4) fortalecidos con poder y 5) dando gracias al Padre con gozo.

(v.12) “Nos hizo aptos” significa, “nos hizo suficientes”, “nos hizo calificar”. Por su gracia soberana Dios nos ha hecho participar, es decir, nos ha dado una porción “de la herencia de los santos en luz”. La “herencia” está “en la luz”, porque aquel que está en la luz, habita allí, y llena el cielo con su luz maravillosa (1 Pedro 2:9). El texto sugiere que el creyente ha recibido “una parte de la herencia”. Esa herencia no debe limitarse a la gloria futura de los redimidos. Los hijos de Dios son llamados a andar en la luz ahora (1 Juan 1:7; 2:10). El énfasis está en el hecho de que “la herencia es en la luz”.

(v.13) “El cual nos ha librado”, literalmente “quien nos libró”, tiempo pasado. Dios por su gracia “libró” al creyente de la más terrible esclavitud, es decir, de la esclavitud espiritual “de la potestad de las tinieblas”, y se refiere a la hegemonía que el reino de las tinieblas ejercía sobre el creyente, antes de su conversión. “La autoridad de las tinieblas” es el dominio que las tinieblas producen sobre el hombre sin Cristo. Satanás y sus demonios ejercen su poder en el reino de las tinieblas. “Y nos trasladó al reino de su amado Hijo”. Significa “mover de un lugar a otro” o “transferir”. Dicho vocablo se usaba para indicar la deportación de un grupo de personas, con el fin de formar una nueva colonia. El creyente es contemplado como que ya ha “sido trasladado al reino del Hijo de su amor”. Dios habla de su obra en nosotros, como completada ya, aunque al presente, aún no acontece, pero Dios llama las cosas que no son como si fuesen. Pablo lo da por efectuado, considerándolo como si ya hubiese sido realizado.

(v.14) “En quien tenemos redención por su sangre”. “En quién” podría traducirse “en unión con el cual”. “Tenemos “sugiere acción continua o duradera. “Redención” significa “la completa libertad obtenida mediante el pago de un rescate”. El vocablo sugiere que el liberado nunca volverá a ser esclavizado. “El perdón de pecados”, es decir, la redención es la “remisión de los pecados”. En la muerte de Cristo, el hombre obtiene lo que más necesita, esto es, la transferencia o remisión de sus pecados a la cuenta de Cristo. Ese es el único modo, por el cual, el hombre puede obtener el completo rescate de su esclavitud espiritual.

Conclusión: Los líderes cristianos de hoy día deben imitar al gran apóstol, dando gracias a Dios por los miembros de su congregación, intercediendo en oración por ellos, y edificándoles por medio de la palabra. Instruyéndoles en cuanto a lo que poseen en Cristo, y lo que tendremos en él al partir a su reino eterno. Una congregación bien instruida, será sana espiritualmente y podrá defenderse de las falsas doctrinas.

 

NOTA : Cualquier consulta con la COMISION ENCARGADA 2021

Pr. Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) * Pr. Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr. Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) * Pr. Alvaro Vega (2°Quilpué)

 

 

 Previous All worksNext