Escuela Dominical

domingo 28 de febrero del 2021 Filipenses 2:19-30Filipenses 4:18-19

Buenos colaboradores

Lección: Filipenses 2:19-30
Texto: Filipenses 4:18-19

  • Buenos colaboradores

Introducción: El libro de Eclesiastés dice: “mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo” (4:9). En la mayoría de los casos, dos pueden más que uno. El apóstol Pablo, ha desarrollado un equipo de trabajo apostólico, que le acompaña en sus tareas pastorales y evangelísticas. Para un líder, siempre resulta adecuado tener gente de confianza, a quienes se les pueda encomendar tareas, que resulten en un mejor resultado de lo que se quiere alcanzar. En la presente lección, Pablo habla de dos de sus colaboradores: De Timoteo y de Epafrodito. Veamos a continuación, el aporte de cada uno de ellos.

 

Desarrollo: En primer lugar, miremos a Timoteo (v.19-24). Timoteo, había sido integrado al equipo de Pablo, en su segundo viaje misionero, cuando el apóstol llegó a las ciudades de Derbe y a Listra. Había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego; y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio (Hechos 16:1-2). En el momento de esta carta, han pasado al menos 10 años de ese suceso. Pablo les menciona a los filipenses que espera enviarles a Timoteo pronto, porque al saber cómo estaban ellos, eso le provocaba estar de buen ánimo a él. Aquí encomia fuertemente a Timoteo. Pablo dice de él “que como hijo a padre ha servido conmigo en el evangelio” (v.22). Este tipo de personas, de mucha confianza es la que Pablo enviará, confiando en el Señor, que el mismo pronto puede ir a ellos (v.24)

En segundo lugar, miremos a Epafrodito (25-30). Este es un discípulo de Pablo del que se sabe muy poco. En la presente lección, Pablo mismo lo describe como un muy buen ayudante. Pablo les dice a los filipenses que tuvo por necesario enviarles a Epafrodito, su hermano y colaborador y compañero de milicia, quien además era su mensajero, y ministrador de sus necesidades (v.25).  Luego, pasa a describir un detalle muy importante de este colaborador: Se había enfermado gravemente, a punto de morir. Pero Dios tuvo misericordia de él, y no solo de él, sino que también del mismo apóstol Pablo, para que el apóstol no tuviese tristeza sobre tristeza. A esta persona él les envía, para que los filipenses al verle de nuevo, se gocen, y Pablo este con menos tristeza. Luego les da algunas instrucciones a los filipenses: Que reciban a Epafrodito en el Señor, con todo gozo, y que tengan estima a todos los que son como él.

 

Conclusión: Buenos ayudantes y colaboradores es difícil de encontrar. Dios le había permitido al gran apóstol Pablo, en su ministerio, encontrar a dos de estas buenas personas. Uno lo había conocido muy joven, este era Timoteo, a quién Pablo consideraba como un hijo. El otro, era Epafrodito. Ambos colaboradores, eran dignos de confianza. En el caso de Epafrodito estuvo próximo a morir por la obra de Cristo. Pero, una vez que se recuperó, se puso de nuevo a las órdenes de su pastor, el apóstol Pablo. Dios permita que nosotros en la actualidad, estemos disponibles para ser buenos colaboradores de la obra del Señor.

 

Nota : Cualquier consulta de la lección, la puede realizar a la comisión encargada.

Pr.Jorge Andulce P.(3°Viña del Mar) – Pr.Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr.Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) – Pr.Alvaro Vega N. (2°Quilpué)

 Previous All worksNext