Escuela Dominical

domingo 14 de febrero del 2021 Filipenses 2:1-11Isaías 45:23

La importancia de la unidad

Lección: Filipenses 2:1-11
Texto: Isaías 45:23

  • La importancia de la unidad

Introducción: El apóstol Pablo, después de haber remarcado cuán importante era la iglesia de Filipos para la propagación del evangelio, ahora se centra, en que los creyentes aprendan del ejemplo de Cristo. Les indica a los hermanos que “si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo” (v.1-2), esto se lograba, teniendo el mismo amor, unánimes, y sintiendo una misma cosa. La importancia de la unidad, la muestra de dos formas: Por una parte, con las exhortaciones qué él les da a los filipenses, y por otra parte, con la humillación y exaltación de Cristo.

 

Desarrollo: En primer lugar, las exhortaciones a los filipenses (v.3-4). Ya Pablo les había indicado que algunas personas anuncian a Cristo por contención, no sinceramente (1:16). Ahora les remarca abiertamente que nada hagan por contienda o por vanagloria (v.3). Estas conductas no son propias de creyentes verdaderos y de seguidores de Cristo. Los verdaderos creyentes deben hacer todo “con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”. Los parámetros del mundo en el evangelio no sirven. Acá las cosas se hacen con amor y en unidad del cuerpo de Cristo que es la iglesia. Todos los creyentes nos necesitamos, por eso Pablo, les añade lo siguiente: “no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros” (v.4). Dios nos ayude a realizar todas las cosas en completa humildad y unidad.

En segundo lugar, la humillación y exaltación de Cristo (v.5-11). El mejor ejemplo que Pablo les comparte a los filipenses es el de nuestro Señor. Les escribe que “haya, pues, en vosotros este sentir que hubo en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomado forma de siervo, hecho semejante a los hombres”. ¿Qué nos está queriendo decir? Lo que Pablo quiere trasmitir es que la iglesia debía aprender del ejemplo de Cristo. No hay exaltación sin humillación. La mejor humillación es considerar a sus hermanos como superiores. Cristo mismo “estando en la condición de hombre, se humillo a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (v.8). ¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a ser obedientes a Dios?. Queremos buenos resultados en lo que hacemos, pero no estamos dispuestos a vivir una vida de humillación. En nuestras vidas, Cristo y solo Cristo debe ser exaltado. Por la obediencia de Jesucristo a los planes de Dios para él, “Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre. ¡Qué hermoso ejemplo!

 

Conclusión: La Biblia no tiene utopías. Esto quiere decir, que no plantea enseñanzas que el hombre no pueda cumplir. A todos nos cuesta humillarnos, por eso Pablo, nos pone el ejemplo de la humillación de Jesús. Con este ejemplo, el apóstol quería que los filipenses aprendieran y a la vez practicaran la unidad entre ellos. Termina esta parte, indicándonos que los que hizo Dios es “para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (v.10-11).

 

Nota : Cualquier consulta de la lección, la puede realizar a la comisión encargada.

Pr.Jorge Andulce P.(3°Viña del Mar) – Pr.Manuel Diaz B. (Santiago Centro)

Pr.Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto) – Pr.Alvaro Vega N. (2°Quilpué)

 

 

 Previous All worksNext