Escuela Dominical

domingo 20 de diciembre del 2020 Efesios 6:1-4Colosenses 3:20-21

Mandamientos para el hogar

Lección: Efesios 6:1-4
Texto: Colosenses 3:20-21

  • Mandamientos para el hogar

Introducción: La brecha generacional entre padres e hijos, cada vez es más grande. Hoy por hoy esta brecha tal vez no es tanto por edad, sino más bien, por los tiempos cada vez más cambiantes. Las nuevas generaciones, tienen más educación que sus antecesores, manejan más información. Muchos son adictos a la tecnología. Ellos antes que seguir patrones de conductas enseñados en las casas, siguen las tendencias de las redes sociales. Por lo anterior, es que hay padres que no saben cómo actuar frente a sus hijos, y hay hijos que han perdido todo respeto por sus padres. Los consejos que el apóstol Pablo da tanto a los padres como a los hijos, ayudan en gran manera a superar las diferencias en un hogar y siguen teniendo relevancia hasta el día de hoy. Veamos estos importantes consejos por separado.

Desarrollo: En primer lugar, a los hijos (v.1-3). La clave para una buena relación entre padres e hijos, es la obediencia de estos últimos. Pablo les dice “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo”. El mismo apóstol, se encarga de darle un consejo similar a la Iglesia de Colosenses, pero ahí agrega, que los hijos que obedecen a sus padres, agradan al Señor (Colosenses 3:20). Es triste verificar que hay hijos contumaces, que no obedecen a sus padres, llevando oprobio al hogar. Las cárceles están llenas de hijos que no obedecieron los consejos de sus padres y prefirieron su propio andar. Todos sabemos que los 10 mandamientos son un resumen de las conductas que Dios espera de los que le siguen. Uno de estos mandamientos, el cuarto más específicamente, es citado por Pablo, “honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra”. Dios ilumine a nuestros hijos a ser obedientes para que reciban la doble promesa de Dios, por un lado, que les vaya bien y por otro lado, que sean de larga vida sobre la tierra.

En segundo lugar, a los padres (v.4). A ninguno de los que somos padres, se nos enseñó a ser padres. Prácticamente se aprendió en el camino, cometiendo tal vez muchos errores. En la presente lección, el apóstol Pablo, se encarga también de exhortar a los padres a “no provocar a ira a los hijos”, sino a criarlos en disciplina y amonestación del Señor. Disciplinar, es enseñar, y tiene que ver con la formación de la persona en su crecimiento, para que en el futuro sea una persona de bien. El hijo sabio recibe el consejo del padre (Proverbios 13:1), y el Padre que ama a su hijo lo disciplina, tal como lo hace Dios con nosotros (Hebreos 12:7).

Conclusión: La mejor forma de mostrar cuan buenos creyentes somos, es mirar las relaciones internas de un hogar. Que los hijos sean obedientes a los padres, que los respeten y los honren adecuadamente, es el mejor testimonio de fe hacia los que nos rodean. Pero, por otra parte, les toca a los padres, ayudar a sus hijos en su crecimiento, preparándolos para la vida, y no siendo causantes de provocarlos a ira. El mejor ejemplo en la Biblia, es el padre del Hijo prodigo, quién supo esperar con paciencia que su hijo volviera a casa y se pusiera de nuevo bajo el cuidado y obediencia a su padre.

Nota : Cualquier consulta de la lección, la puede realizar a la comisión encargada Año 2020

Pr.Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) - Pr.Manuel Díaz B. (Santiago Centro)

Pr.Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto)  -   Pr. Alvaro Vega N. (2°Quilpué)

 Previous All worksNext