Escuela Dominical

domingo 25 de octubre del 2020 Efesios 4:11-16Colosenses 2:19

Los dones espirituales

Lección: Efesios 4:11-16
Texto: Colosenses 2:19

  • Los dones espirituales

INTRODUCCIÓN: Las Escrituras, nos hablan respecto a los dones espirituales, a lo menos en forma detallada en 3 ocasiones en el Nuevo Testamento. ¿Pero qué es en sí un Don Espiritual? El término “charismata” (dones espirituales), sólo lo usa Pablo en las Escrituras, a excepción de 1 Pedro 4:10, y significa, redención o salvación como un don de la gracia de Dios, un don especial que capacita al cristiano para realizar un ministerio particular en la iglesia (Ejemplo 1 Corintios 12:28). No debemos olvidar, que el propósito siempre ha sido la edificación de la iglesia.

 

DESARROLLO: Con la ascensión gloriosa y victoriosa de Cristo a los cielos, llegando a la gloria, él reparte lo que podríamos llamar el botín de su victoria, pues dice el versículo 8 que “Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres, con el fin íntimo  de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo que es la iglesia. Puesto que la comisión entregada por Jesús era hacer discípulos en todas las naciones, teniendo que predicar, enseñar, sanar, administrar y muchas tareas más, no todas las tareas las podía hacer sólo una persona, por eso Cristo entrega dones a la iglesia,  presentando de esta manera los ministerios fundados y establecidos por Cristo. No siendo estos ministerios de dominio ni honor jerárquico por ser ellos superiores, sino absolutamente de servicio.

Se nombran en este pasaje cuatro ministerios, si fundimos el de pastores y maestros en uno. De estos, dos podríamos llamarlos fundacionales, como son apóstoles y profetas, pues el mismo apóstol manifiesta en el Capítulo 2:19-20 “Así que ya no sois  extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el Fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo”, ya que sobre el mensaje predicado por ellos, fue edificada la iglesia, no teniendo sucesores, pues la tarea de ellos era establecer la iglesia; Asimismo, los dos restantes, son de continuación, como los evangelistas que son quienes van sembrando la palabra, y los pastores y maestros que cumplen la tarea de edificar, de hacer crecer la fe a través de la enseñanza de la palabra, pudiendo una sola persona cumplir ambos ministerios, como suele suceder en nuestras congregaciones, lógicamente apoyados por predicadores y profesores, que producto de su desarrollo y crecimiento espiritual, se nombran dentro de las iglesias.

El fin supremo de la entrega de estos dones, que como hemos dicho, es para la edificación de la iglesia, y persigue el objetivo de que lleguemos a la unidad perfecta de la fe, a un varón perfecto o maduro, y no seamos como niños fluctuantes, llevados de un lugar a otro, por cada doctrina que aparezca, sino que estemos perfectamente unidos en la fe de Cristo Jesús, si no que aferrándonos y hablando la verdad en amor, crezcamos en aquel que es la cabeza de este cuerpo espiritual para ir edificándose en amor.

 

CONCLUSIÓN: Los dones espirituales tienen un solo objetivo, perfeccionar a los santos y edificar el cuerpo de Cristo, y que la iglesia sirva a Dios en unidad, cada uno cumpliendo la tarea que Jesús le ha entregado, sabiendo que la cabeza de este cuerpo espiritual es Cristo.

 

Nota : Cualquier consulta de la lección, la puede realizar a la comisión encargada Año 2020

Pr.Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) - Pr.Manuel Díaz B. (Santiago Centro)

Pr.Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto)  -   Pr. Alvaro Vega N. (2°Quilpué)

 Previous All worksNext