Escuela Dominical

domingo 20 de septiembre del 2020 Efesios 2:17-221° Pedro 2:10

Miembros de la familia de Dios

Lección: Efesios 2:17-22
Texto: 1° Pedro 2:10

  • Miembros de la familia de Dios

INTRODUCCIÓN: Que importante es ser parte de una familia, pues si no es así, estaríamos solos en el mundo, sin contar con nadie en el día de la enfermedad, de los problemas, de las alegrías o celebraciones, siendo los lazos principales que definen una familia, dos tipos: vínculos de afinidad, derivados del establecimiento de un vínculo reconocido socialmente, como el matrimonio, que bíblicamente es entre un hombre y una mujer, y, vínculos de consanguinidad. Que maravilloso es que en el evangelio por medio de Cristo, somos parte de la familia más grande y hermosa como es la familia de Dios.

 

DESARROLLO: Podemos aseverar que los judíos, como pueblo, estaban cerca de Dios, debido a que tenían conocimiento de él, pues fue Dios quien los formó como nación a través del patriarca Abraham. No debemos olvidar, lo que el mismo apóstol Pablo manifiesta, cuando dice en Romanos 9:4-5 “Que son los israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales según la carne , vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén”. En cambio, los gentiles estaban lejos de Dios, pues conocían poco o nada del Dios único, pues todos ellos eran politeístas, tenían cientos de dioses a los que adoraban, pero debido a que nadie puede llegar a ser salvo por buenas obras o por conocimiento de una norma, todos necesitan oír de la salvación y aceptar a Cristo como Señor y Salvador. Por esto Jesús vino y anunció las buenas de paz, a los que estaban lejos y a los que estaban cerca; Isaías profeta de Dios dice en 57:19 “Produciré frutos de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré”, porque sólo a través de Cristo los unos y otros tenemos entrada por un mismo espíritu al Padre.

Por lo tanto, siendo ahora parte de la familia de Dios, ya no somos extranjeros ni advenedizos, lo que significa que no nos hemos introducido en un ambiente o actividad que no nos corresponde, sino que, ahora somos todos conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, pues nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvados, al Señor Jesucristo (Filipenses 3:20).  Asimismo, somos edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas; pues ellos predicaban el mensaje revelado de Dios, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio bien coordinando, va creciendo para ser un templo santo en el Señor, y en quien también nosotros debemos ser edificados para ser morada de Dios en el Espíritu.

 

CONCLUSIÓN: Sean dadas gracias a Dios, que todos los que por la gracia de él hemos llegado a este camino de salvación, ahora somos parte integral del pueblo de Dios, con todos los derechos y deberes que este llamado demanda, que antes caminábamos en el mundo sin Dios y sin esperanza, pero que hoy hemos alcanzado esta misericordia inmerecida, por lo que por medio del espíritu de adopción, hoy podemos decir Abba Padre o Padre mío, pues somos parte de esta familia que camina a la patria celestial.

 

 

Nota : Cualquier consulta de la lección, la puede realizar a la comisión encargada Año 2020

Pr.Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) - Pr.Manuel Díaz B. (Santiago Centro)

Pr.Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto)  -   Pr. Alvaro Vega N. (2°Quilpué)

 

 Previous All worksNext