Escuela Dominical

domingo 06 de septiembre del 2020 Efesios 2:1-10Tito 3:4-5

Salvos por gracia

Lección: Efesios 2:1-10
Texto: Tito 3:4-5

  • Salvos por gracia

INTRODUCCIÓN:  Las Escrituras, nos enseñan que el pecado original en el ser humano, produjo la muerte espiritual de éste, la que se traspasó a todo el género humano, por lo tanto, la mayor necesidad que tiene el hombre, aunque él no lo entienda, es tener o encontrar en su peregrinaje en esta vida terrenal, a alguien que sea capaz de resucitar su espíritu.

 

DESARROLLO: El apóstol Pablo, en su exposición a los hermanos de Éfeso, les da a conocer la realidad de ellos, y de todos los hombres no regenerados, en el sentido de que se encuentran muertos, no en el sentido que no tengan espíritu, sino, en el aspecto de que el espíritu de vida natural, no es capaz de percibir las cosas del Espíritu de Dios, y por ese motivo, su corazón es inclinado al pecado (Ver Génesis 8:21; 6:5), condición a la cual se le llama muerte espiritual. Por lo tanto, no pudiendo el hombre ser regenerado por su propio medio, les recuerda que ellos recibieron vida, a través del dador de la vida, que es Cristo Jesús. Cuando ellos en el tiempo pasado, antes de su conversión, transitaban en esta vida sumidos en delitos y pecados, de acuerdo al príncipe de la potestad del aire, llamado también el dios de este siglo (2° Corintios 4:4), el cual es satanás, teniendo relación esto con la autoridad que ejerce en el mundo espiritual de maldad, cegando el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo.

En esa condición, de muerte espiritual vivíamos todos nosotros en el tiempo pasado, haciendo la voluntad de nuestras inclinaciones y deseos de la carne, siendo por naturaleza e intrínsicamente hijos de ira, ahí es donde nuestro Dios, en su soberanía y amorosa misericordia con su creación, es que toma a su cargo la salvación del pecador, dándonos vida juntamente con Cristo nuestro redentor, declarando que “por gracia sois salvos”, y que esta nueva realidad, no es por méritos humanos o personales, pues es un don de Dios, o regalo inmerecido, recibido por la gracia o misericordia de Dios, pues somos hechura suya; él nos creó, y a través de Cristo Jesús nos dio vida, para ahora hacer buenas obras y andar por ellas.

 

CONCLUSIÓN: La bondad de Dios, es uno de sus atributos más hermosos que el hombre puede disfrutar del Dios creador y salvador, pues cuando ella se manifestó en nosotros, dice la Escritura que “Más Dios muestra (o mostró) su amor (bondad) para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8. Por lo tanto, él nos salvó, no por obras de justicia nuestras, sino, sólo por su misericordia, siendo salvos sólo por gracia.

 

 

Nota : Cualquier consulta de la lección, la puede realizar a la comisión encargada Año 2020

Pr.Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) - Pr.Manuel Díaz B. (Santiago Centro)

Pr.Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto)  -   Pr. Alvaro Vega N. (2°Quilpué)

 

 

 Previous All worksNext