Escuela Dominical

domingo 14 de junio del 2020 Gálatas 4 : 8 -20Colosenses 2: 16 -17

Cuidado con volver a esclavizarse

Lección: Gálatas 4 : 8 -20
Texto: Colosenses 2: 16 -17

  • Cuidado con volver a esclavizarse

Introducción: En la siguiente lección, vemos como el apóstol Pablo le trae a la memoria a los fieles de Galacia, la condición en que se hallaban antes de convertirse al Evangelio, a la vez, que les advierte, que por la forma en que se portan ahora, no muestran ser herederos  de Dios. Veamos los detalles.

 

Desarrollo:  En la presente lección, Pablo comienza con una exhortación a los Gálatas que querían volver a la esclavitud, y dice “Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses” (v.8), los creyentes de Galacia habían estado en el pasado bajo los rudimentos de los ídolos, el panteón grecorromano de deidades no existentes (“que por naturaleza no son dioses”), a quienes los Gálatas imaginaban que rendían culto antes de su conversión.  “Mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocido Por Dios” (v.9a), quiere decir que conocían a Dios, no solo mentalmente, sino con más cercanía al Dios verdadero, sin embargo, después de haber tenido esta experiencia del Dios verdadero, en la cual incluía la herencia, no solo de la promesa hecha a Abraham, sino de toda la obra de redención que les había libertado de la esclavitud de la ley (v.5) y la donación del Espíritu para tener conciencia de su filiación divina  (v.6), le pregunta Pablo: ¿Cómo es que os volvéis de nuevo a los “débiles” (sin poder espiritual), y  “pobres”, (no ofrecían riquezas inescrutables como las de Cristo), “rudimentos, a los cuales os queréis  volver a esclavizar?” (v.9b), es cierto que ahora no volvían a los ritos abominables de la idolatría al servicio de la imágenes, sino que volvían a los  rudimentos judaicos.

Pablo describe aquellos ritos en el versículo 10 “Guardáis los días (de reposo, el sábado o séptimo día. Ver Colosenses 2:16), los meses (luna nueva o plenilunios); Los  tiempos o estaciones (es decir, las fiestas correspondientes: Pascua, Pentecostés, Tabernáculos, Día de la Expiación) y los años (Sabáticos).

Pablo, temía que sus esfuerzos para establecer y edificar las iglesias de Galacia fueran improductivos, con la reincidencia de los creyentes en el legalismo (v.11). (comparar 3:4;  1 Tesalonicenses 3:5)

A continuación, el apóstol muestra una vez más la grandeza de su corazón en la  forma afectuosa con que se dirige a ellos. “Os ruego, hermanos, que os hagáis como yo” (v.12a). Pablo había sido un judío bajo la ley, por lo tanto, ellos debían hacerse como él, esto es, como alguien que, a pesar de ser judío de raza, no estaba ya bajo la esclavitud de la ley. Los cristianos gentiles nunca habían estado bajo la ley, y no estaban ahora bajo ella, “porque también yo me hice como vosotros”, por eso urgió a los Gálatas que siguieran su ejemplo y evitaran el legalismo de los judaizantes. “Ningún agravio me habéis hecho” (v.12b). Aunque en su primera estadía en Galacia, a Pablo lo persiguieron los judíos, sin embargo, los creyentes de esta región no le habían hecho daño al apóstol, sino que los recibieron con entusiasmo al escuchar su predicación (comparar con. Hechos 13:42-50; 14: 19).

En los versículos 13 y 14 les recuerda como llego a ellos “a causa de una enfermedad”, y esta no fue impedimento, ni para Pablo como predicador ni a los Gálatas como receptores del mensaje, y le agrega “no me despreciasteis ni desechasteis, por la prueba que tenía en mi cuerpo”.  ¿Recrudecimiento de la oftalmia crónica que padecía (marcas de amor que le dejo Cristo cuando se le apareció camino a Damasco), o, malaria, como piensan algunos biógrafos del apóstol?”. Antes bien, me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús” (v.14b). No lo rechazaron ni cuestionaron su apariencia física ni sus condiciones débiles por sus padecimientos, recibieron su mensaje con profundo  agradecimiento, como a un ángel de Dios, como a Cristo.

¿Qué había pasado? “¿Dónde, pues esta esa satisfacción que experimentabais?” (v.15 a). El apóstol señala que los Gálatas habían estado felices y contentos  con su predicación del evangelio  (comparar con Hechos 13:48), “Si hubieseis podido os hubierais sacado vuestros propios ojos para dármelos” (v.15b), puede aludir a una enfermedad ocular que le perturbaba su visión nítida  (En 6:11 dice Mirad con cuan grandes letras os escribo…). Es extraño que ahora se hubiesen puesto en su contra. ¿Qué explicaba su cambio de actitud hacia Pablo?, Si el mensaje de la verdad del evangelio era el mismo, ¿porque ese cambio? La respuesta está en los siguientes versículos.

“Tienen celos por vosotros, pero no para bien” (v.17) ¿quiénes?, los judaizantes, quienes usaban de halagos y palabras seductoras (comparar 3:1; 5:7-8) para atraer a su causa a los fieles de Galacia. El fin principal que perseguían era, sepáralos de Pablo presentando a este como un predicador “incompleto”, con lo que lo separaban en realidad, del verdadero Evangelio  (ver 1:6-9) y por lo tanto del propio Jesucristo. Si hubieran conseguido su propósito, los Gálatas habrían tenido que rendirles pleitesía para que les permitieran circuncidarse e ingresar a la nación judía. Parecían muy complacientes, pero lo único que querían era ejercer control sobre los gálatas para reducirlos a una condición de esclavitud y dependencia de ellos y de la ley.

“Hijitos míos por quien vuelvo a sufrir dolores de parto” (v.19a). Al llamarles hijitos, Pablo quería recordarles que era él quien los había engendrado en Cristo. Sufre de nuevo “dolores de parto” por ellos, esta vez no buscando la salvación de ellos, sino más bien para que “Cristo sea formado” (v.19b) en ellos. Termina esta lección diciéndoles “quisiera estar con vosotros ahora mismo y cambiar el tono, pues estoy perplejo en cuanto a vosotros” (v.20). Al apóstol no le gustaba ser severo con aquellos por los que se preocupaba, pero no sabía que más hacer en esta situación, ya que no podía estar físicamente siempre con ellos.

 

Conclusión: Como Dios ha reconciliado por completo a los creyentes por medio de Cristo Jesús, estos están libres de condenación y de las practicas que él exigió en el pasado al pueblo del pacto (Romanos 8:1). Contrariamente falsos enseñadores, judaizantes y legalistas, presionaban a los creyentes Gálatas para que guardaran las leyes alimentarias judías y los días santos. El que está en Cristo nueva criatura es. “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo todo lo cual es sombra de lo que ha de venir…” (Colosenses 2:16-17).

 

Nota : Cualquier consulta de la lección, la puede realizar a la comisión encargada Año 2020

Pr.Jorge Andulce P. (3°Viña del Mar) - Pr.Manuel Díaz B. (Santiago Centro) Pr.Claudio Cisternas C. (5°Puente Alto)  -   Pr. Alvaro Vega N. (2°Quilpué)

 

 Previous All worksNext